Naturaleza y Aventura

Parque Nacional Montecristo

Es como un gran jardín en medio de las nubes, donde corren los venados y vuelan los quetzales, crecen helechos gigantes y las orquídeas nunca se esconden; es un refugio para la flora y la fauna.

Parque Nacional Montecristo

Localizado en la región noroeste del país, en el departamento de Santa Ana, y a sólo 7 kilómetros de la ciudad de Metapán, Montecristo debe su nombre al viejo cerro de 2418 metros y comprende además los cerros Miramundo (2394 m.s.n.m.) y Brujo (2410 m.s.n.m.), así como la región continua de tierras altas.

Aquí convergen las tres fronteras, punto denominado El Trifinio, y arriba de los 2100 m.s.n.m. se encuentra el Bosque Nebuloso que cubre una extensión de 1200 hectáreas.

Con la creación, en 1974, de la unidad de Parques Nacionales y Vida Silvestre se comenzó a trabajar en la recuperación de la zona y fue hasta 1982 cuando se convirtió en Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre.

Actualmente el parque funciona gracias al esfuerzo de los 11 guías turísticos, ya que se carece del servicio de guardaparques y los pocos que hay se dedican a otras labores, como atender la entrada, aspectos administrativos y guías.

El parque es uno de los lugares más hermosos de nuestro país y sirve de santuario a especies como el tigrillo y el quetzal. Además recibe a una población turística de 1,200 personas por mes y cada fin de semana la actividad aumenta considerablemente por el número de familias y grupos de jóvenes que gustan acampar.

Cuenta con áreas o senderos determinados para quienes practican la caminata y ofrece una de las pocas oportunidades que aún quedan para realizar investigaciones ecológicas en los bosques tropicales de tierras altas de América Latina, ya que la mayor parte de los mismos ha sido destruida desde México hasta los Andes centrales.

Cuenta también con “El Jardín de los Cien Años”, una colección de helechos, musgos y bromelias, donde se halla el “árbol del amor”, una formación natural de dos cipreses que muestra un acto sexual. El jardín debe su nombre a una orquídea que tardó cien años en clasificarse.

Lee también:  Cerro de Las Pavas

La casa en medio de las nubes

El Bosque Nebuloso es el medio más húmedo de El Salvador; su precipitación pluvial excede los 2000 mm. por año; además el paso frecuente de nubes ofrece una fuente casi continua de humedad, la que anualmente alcanza un promedio de 100%.

La temperatura oscila entre los 10º y 15º C. La velocidad del viento, unida a la niebla, puede producir un enfriamiento similar al punto de congelamiento, y hay zonas internas donde el agua presenta formación de escarcha.

El suelo comprende un complejo de troncos y hojas en descomposición, ramas caídas, arbustos enmarañados de musgos, árboles gigantes y pequeños. La gran humedad, así como los vientos y nutrientes, han permitido el desarrollo de orquídeas, bromeliáceas, musgos, hongos, líquenes y helechos.

La abundante humedad es ocasionada por los vientos del noroeste que producen una densa neblina que se mantiene casi todo el día, lo que permite que la mayoría de sus árboles conserve su follaje durante todo el año.

Estas condiciones hacen propicia la reproducción de toda clase de especies animales y vegetales, por lo que el parque se divide en dos formaciones forestales principales:
1- Los bosques serranos de la tierra templada, que se extienden desde los 800-1000 hasta los 2100 metros sobre el nivel del mar.

Esta área está formada por la asociación pino-roble-liquidámbar que originalmente dominaban el bosque; sin embargo, la mayor población comprende ciprés, pino-ocote, cirín, roble, flor amarilla o tizate, zapotillo, aguacate montés, cedrillo, mezcal, liquidámbar, bromelias y palmeras.

2- El Bosque Nebuloso, o vegetación de zona fría, que se extiende desde los 1800-2000 hasta los 2418 m.s.n.m., también denominado selva baja perennifolia o bosque húmedo montano bajo.

Lee también:  Jardín botánico La Laguna

Está formado en su mayoría por abundantes robles, pinos y cipreses que alcanzan alturas de hasta 20 y 30 metros con anchas copas que se unen y no permiten el paso de la luz solar.

Las especies que destacan en el bosque húmedo son el roble o encino, el helecho arborescente, agave, papelillo, tizate, tatacamite, pepeto de montaña, cincho, ciprés, pinabete, cerezo, mano de león y fucsia, entre otros.

Entre los mamíferos destacan el tacuazín, la musaraña negra, el mono aullador, el mono araña, el oso hormiguero de dos dedos, el conejo montés, la ardilla gris, la ardilla roja, el puercoespín, la cotuza, el tepezcuintle, el zorro gris, el puma, la cacomistla uyo, el mapache, el pezote, el micoleón, la comadreja, la tayra, el zorrillo moteado, el zorrillo encapuchado, el zorrillo, el cuche de monte, el venadito rojo y el venadito cola blanca.

Y en aves, las raras y en peligro de desaparecer como el colibrí de Elliot, el “metmot” de garganta azul, el carpintero ocotero, el pinchaflor y el quetzal; además habitan la chacha negra, codorniz de cara, búho listado, vencejo de garganta blanca, gorrión de garganta amarilla, piranga colorada, chiltota norteña, sensontle y guardabarranco gris.

Cada una de estas especies se ve amenazada debido a la caza indiscriminada que generalmente ocurre en las horas nocturnas. Este es el mayor problema que enfrentan los guardaparques en todas las reservas del país, y Montecristo es el que ve se más afectado por la ausencia de personal equipado.

Montecristo es uno de los pocos refugios que aún se conservan, pero en esta ocasión la preservación y protección, así como la destrucción, únicamente depende de la atención que el gobierno le brinde.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

Mostrando 2 comentarios

  1. Javier Flores dice:

    Buenas tardes me gustaria saber si la entrada al parque tiene un costo y de cuanto seria a la vez el horario en el cual permiten el ingreso

    De ante mano muchas gracias

  2. juan lopez dice:

    A donde puedo hablar para ir o atienden asi por orden de llegada lo dejan entrar a uno o hay que pedir permiso