Beatificación de Monseñor Romero

La beatificación de Monseñor Romero, un paso previo a lo que será su canonización y es una noticia que los salvadoreños esperaban desde hace mucho tiempo con la esperanza de tener el primer santo en el país.

La beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, será el próximo 23 de mayo de 2015, en la plaza del Divino Salvador del Mundo, en San Salvador.

Beatificación de Monseñor Romero

En el caso de Romero, cabe destacar que el Vaticano ha tomado a bien declararlo como santo por medio de la vía del martirio, en el cual no es necesario que se comprueben milagros, sino que basta con que hayan testimonios que la persona ha sido alguien que ha entregado y luchado por los demás; y esto ha sido gracias a la aprobación del Papa Francisco, en base a una audiencia del 20 diciembre de 2012 donde la iglesia católica asistió ante el entonces Papa, Benedicto XVI.

La noticia fue anunciada hace algunos días por el enviado especial del Vaticano, Vicenzo Paglia, en una conferencia de prensa, luego de sostener una reunión con el presidente de la república.

También también se mencionó que han comenzado a  hacerse esfuerzos en pro de la canonización del sacerdote jesuita Rutilio Grande.

Según se detalló, la ceremonia de beatificación estará a cargo del cardenal Angelo Amato quien actualmente es el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, descartando de esta manera la visita del papa Francisco al país para la fecha señalada.

Lee también:  El doodle del día de la independencia de El Salvador 2014

El encargado de la causa, monseñor Rafael Urrutia, indicó que la fecha coincide con el aniversario de consagración de Monseñor Romero como obispo de la iglesia católica y que se decidió hacer el evento en la plaza Salvador del Mundo, porque es una plaza simbólica en este país, donde también hay un monumento en memoria de Romero.

A esta celebración religiosa del 23 de mayo se espera que asistan más de mil sacerdotes y más de 200 obispos, además se habla al menos de medio millón de personas que vendrán de todas partes de El Salvador y del mundo.

En entrevista con la televisión local el obispo auxiliar monseñor Rosa Chávez enfatizó que a la iglesia en El Salvador le interesa que monseñor Romero “nos una a todos” y enalteció la figura del mártir salvadoreño, de quien dijo “es un hombre de Dios” que siempre predicó por la paz, por la unidad, a favor de los pobres.

Quién asesinó a Monseñor Romero

El 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital La Divina Providencia en la colonia Miramonte de San Salvador, un disparo impactó en el corazón del sacerdote.

Lee también:  Todo sobre el virus de Chikungunya

En 1993 la Comisión de la Verdad, organismo creado por los Acuerdos de Paz de Chapultepec, México, para investigar los crímenes más graves cometidos durante el conflicto armado, concluyó que el asesinato de monseñor Óscar Romero lo ejecutó un francotirador.

Treinta y un años después del repudiado hecho, se conoció que el asesino de Romero fue Marino Samayor Acosta, un subsargento de la sección II de la extinta Guardia Nacional, quien manifestó que a él la orden para cometer el crimen de monseñor Romero la dio el mayor Roberto d’Aubuissonm quien también fuera el fundador de un partido político.

Beatificación y Canonización

En una beatificación, lo que se reconoce es que alguien ha entrado en el cielo y puede interceder por aquellos que rezan en su nombre. Al nombrar a alguien beato, la Iglesia reconoce que ha llevado una vida virtuosa y santa.

En una canonización, se proclama a alguien como santo y se le incluye en el canon, es decir, entra en una lista oficial de santos.

Una persona canonizada tiene la confirmación de que tiene una visión beatífica, es decir, la Iglesia tiene la certeza de que el santo tiene un privilegio divino y está en contacto directo con Dios.


1 comentario

  1. Leed lo que Dios dice dice:

    Deuteronomio 27:15
    15 Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación a Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.

    Exodo 20: 4-6
    4No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No los adorarás ni los servirás; porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.…

    Juan 14:6
    Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.

    Eclesiatés9:5
    Porque los vivos tienen conciencia de que morirán; pero en cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto, ni tienen ya más salario, porque el recuerdo de ellos se ha olvidado. 6 También, su amor y su odio y sus celos ya han perecido, y no tienen ya más porción hasta tiempo indefinido en cosa alguna que tenga que hacerse bajo el sol.

    Salmo 146:3, 4 “No cifren su confianza en nobles, ni en el hijo del hombre terrestre, a quien no pertenece salvación alguna. Sale su espíritu, él vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos”.

estadisticas