Sos Salvadoreño/a si…

Sos Salvadoreño/a si…

  • Te comés las pupusas con los dedos y con bastante curtido y salsa.
  • Mojás el pan en el café.
  • En tu vocabulario no falta el “puchica”, “vayunco”, “bolado”, “chis”.
  • Dejas todo para “mañana”.
  •  A toda cita llegas con al menos dos horas de retraso.
  • Agitas el vaso de tu trago como si fuera atol de elote.
  • Tiras la colilla del cigarro al suelo.
  • Pedís descuento en todos lados.

Ser Salvadoreño

  • Viajas con cajas de cartón mal amarradas con pitas, lazos y “teip”.
  • Tu única valija lleva amarrada una cinta plástica colorada en la agarradera para que no se confunda.
  • Aplaudís cuando el avión aterriza en el aeropuerto de Comalapa.
  • Al esperar a los pasajeros que llegan al aeropuerto les gritas detrás del vidrio y luego te instalas justo en medio camino bloqueando la salida.
  • En cada viaje te despedís con lagrimas y mocos de toda la familia (incluyendo la muchacha, el perro, el gato, el perico).
  • En tu equipaje llevas como parte indispensable tamales, queso morolique, de capitas, pupusas, semita, quesadillas, crema, los periódicos de toda la semana y Pollo Campero (Esto adentro de las cajas mal amarradas con pitas).
  • En cada viaje te llevas al menos un mantel o un juego de individuales típicos o artesanías de La Palma.
  • Contas y comentas la película en voz alta, haciendo énfasis en lo que sigue después.
  • Si se va la luz en el cine sos el primero en chiflar “la vieja” y gritar ¡Devuelvanme el pisto!
  • Te robas las toallas del motel, los ceniceros de los restaurantes, y guardas los jabones y champús de los hoteles, los saleritos, las toallitas y los trastos de la comida del avión.
  • En cuanto escuchas una balacera, te vas a asomar en vez de agacharte.
  • En las bodas o fiestas rosas te llevas los adornos de las mesas o los de las bancas de la iglesia, antes de pasar entregando el regalo a una señora que está parada en la puerta de la iglesia con una enorme bolsa plástica negra.
  • Comes sardinas ovaladas todas las Semanas Santas.
  • En la entrada de tu casa hay un Corazón de Jesús o Santa Cena en el comedor, pero mejor si también los tenes en calcomanía o imán pegado en el carro.
  • Ordenas gillettes para rasurarte aunque esa marca ya no exista, o un kotex aunque uses otra marca.
  •  Bebes gaseosa, fresco o cerveza en bolsa plástica.
  • Llamas a la mesera haciendo: psst, psst!
  • Señalas con los labios haciendo trompitas (Esa, eh, eh!)
  • Entre más bulla hay, mas alegre te parece el evento.
  • Colgando del espejo retrovisor del carro llevas el primer zapatito de tu hijo.
  • Tu radio se escucha en todo el vecindario
  • Crees que una buena táctica comercial es poner bocinas enfrente del almacén a todo volumen.
  • Usas Yinas “Balco” de gancho o calcetines en la playa, o te bañas en el mar sin quitarte la camiseta o con calzoncillo.
  • (Mujeres) Enrollas el pisto en un pañuelo o en un kleenex y te lo metes
  • en el brassier
  • Usas toalla en la cabeza, para protegerte del sereno.
  • Ya bolo te da por cantar rancheras a todo pulmón.
  • Tenés un palito de chile cerca del lavamanos o del comedor.
  • Cuando vas a comprar algo decis: “me regala (tal cosa)”, y la otra persona te contesta “Regalado ya murió, papito”
  • Te sabes al menos 10 chistes de Calderon Sol, 5 de Paquito Flores, 5 de Tony Saca y 5 de Funes y te acordás de los de Molina.
  • Tu hijo tiernito anda con una soguilla roja en la mano para que “no liagan maldiojo”.
  • En reunión de “cheros” no podes dejar afuera el “jueputa”, “cabrón” o “cerote”.
  • Se te hace agua la boca al pensar en el puerto y las Pilsener bien heladas.
Lee también:  Perquín, Morazán

También podrías leer...

Deja un comentario

estadisticas