Bahía de Jiquilisco

La Bahía de Jiquilisco es poseedora de bellezas naturales y escénicas de calidad mundial. Jiquilisco fue una población prehispánica, cuyo topónimo náhuat significa «lugar de los cultivadores de añil».

Según investigadores, en un lugar de la bahía, llamado Xiribaltique, se construyeron aproximadamente doce carabelas entre 1536 y 1540, las que posteriormente fueron utilizadas para su viaje a norteamérica en la cual Rodríguez Cabrillo y la carabela «San Salvador» descubrieron California (Estados Unidos).

Con un área aproximada de 55 kms., la bahía de Jiquilisco posee un total de 27 islas, entre las que podemos contar: Isla Méndez, Corral de Mulas, Madre Sal, la Pirraya, El Espíritu Santo, etc.

Bahía de Jiquilisco

Aquí se han identificado 54 tipos de aves, en diferentes épocas, algunas pueden verse durante todo el año.

Por la variedad de aves y porque todavía se conserva en buen estado, distintas instituciones están tratando de incluirlo dentro de los «Sitios Ramsar» reconocidos a nivel mundial.

Algunas de las aves que podemos encontrar son: garzas, espátulas rosadas, pelícanos blanco y pardo, cormoranes, pichiches, garcetas( cuatro especies), gavilanes( tres especies)), halcones(3 especies), entre otros.

Entre los reptiles tenemos: masacuatas, boas, iguanas, tortugas, cocodrilos, etc.

Entre los peces tenemos: marqueta, róbalos, pez espada, vela, marlin ( el cual durante su migración pasa por nuestras aguas y se lleva a cabo un torneo de pezca, con participantes de Canadá, Mexico, USA, y Centroamérica), diferentes moluscos ( casco de burro, curil, mejillón), etc.

Esta área posee cuatro tipos de mangle, sobre estos crecen bromelias. Además son productores de detritos y que a la vez participan en la formación de suelos e intervienen en multiples cadenas alimenticias entre el mismo ecosistema.

Lee también:  Playa El Espino

Entre tierra firme y los manglares tenemos un bosque de transición y entre los arboles en este tenemos el huiscoyol.

La vegetación de playa esta adaptada para soportar altas temperaturas y salinidad, con hojas fuertes y camosas; siendo esta una vegetación pionera, por lo cual es importante no disturbar su área.

La Bahía de Jiquilísco se ubica en la en la zona costera del departamento de Usulután en el área central de El Salvador y, por si usted no lo sabía, esta pequeña superficie de tierra y agua, promete ser una de las pocas reservas ecológicas que aun quedan intactas en El Salvador con promesa de convertirse en uno de los lugares más atractivos para el turismo nacional e internacional debido a su incalculable belleza natural y por la gracia y simpatía de sus habitantes.

Con sus más de 25 kilómetros cuadrados de extensión, aunque no estamos seguros de lo anterior, la bahía está rodeada de pequeñas islas con espesa vegetación de mangle, habitadas algunas de ellas por poblaciones que sobrepasan a las 300 personas, tal es el caso de las islas El Corral, Méndez, Madre Sal, La Pirraya entre otras; ninguna de ellas es explotada para el turismo, salvo los visitantes que desean incursionarlo por diversión y aventura.

La Bahía de Jiquilísco está impregnada de encanto y belleza, se combina entre el verde intenso de los espesos manglares con el azul del cielo reflejado en las saladas aguas del Océano Pacífico; su fauna marina y su gentil población le dan el toque final al cuadro pintoresco del paisaje ; aunado a ello, las coloridas lanchas que transportan a los habitantes de las islas así como a los curiosos turistas que anonadados por el lugar se internan en la ensenada.

Lee también:  Playa Costa Azul (Sonsonate)

Podemos asegurar que este espléndido sitio le dejará impresionado no sólo por la magnífica vista que nos ofrece , sino porque es uno de los espacios salvadoreños poco intervenidos por el hombre a pesar de todo el potencial que en ella se encierra para el turismo extranjero.

Atrévase conocer El Salvador y aventúrese a visitar La Bahía de Jiquilísco, de entrada, le impresionará los fósiles de algunos barcos pesqueros que a principios de la década de los 80s fueron los precursores de la pesca en la zona , lo mismo que sus tres muelles  artesanales así como las más de 40 pequeñas lanchas listas para llevarlo al reino de los pelícanos y otros animales marinos que podrá admirar a medida se interna en el lugar.

Por menos de 50 dólares usted puede alquilar una pequeña embarcación y navegar por todo el sitio; puede aprovechar irse de pesca y capturar peces  tales como: margueta, robalos. Tilosa y el camarón cola verde, según nos comentó un nativo de el Puerto El Triunfo que se identificó como Toño.

Es de suponer que existen inversionistas que están considerando a la Bahía de Jiquilisco como un potencial turístico, la misma  Corporación Salvadoreña de Turismo no descarta la idea, el problema está que las autoridades como los medio ambientalistas no desean que la zona se deteriore, por lo que de convertirse en una zona para el turismo debe ubicarse un equilibrio y permitir que la zona siga siendo un paraíso para el futuro en El Salvador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *