Ríos y Lagos

Lago de Coatepeque

El lago de Coatepeque es un lago de origen volcánico que se encuentra ubicado a 18 kilómetros al sur de la ciudad de Santa Ana, en El Salvador. Se encuentra a una altitud de 745 metros sobre el nivel del mar y posee una superficie de 25.3 kilómetros cuadrados, en los cuales alcanza una profundidad de hasta 115 metros.

Anuncios

Curiosamente también cuenta con una isla llamada la Isla del Cerro o Teopán.

Lago de Coatepeque

Historia del lago de Coatepeque

La caldera se formó como resultado de una gran erupción explosiva que sucedió entre 57,000-72,000 a. C. Luego se formaron conos de escorias y flujos de lava en la parte occidental de la caldera, así como 6 domos de lava (Rhyodacite). La formación del domo más reciente se inició alrededor de 8000 a. C.

Los accidentes más importantes del lago de Coatepeque son las dos pequeñas penínsulas denominadas “Los Anteojos” y la Isla del Cerro, donde los indígenas pipiles tenían un templo y un monolito representativo de la diosa Itzcueye.

En sus riberas hay unas formaciones rocosas llamadas “Los Anteojos”. El domo norte tiene 25 metros de diámetro y 25 metros de altura, y el domo sur tiene 150 metros de diámetro y 25 metros de altura.

Qué significa Coatepeque

Algunas personas conocen este nombre ya que es uno de los lagos más conocidos del país, pero no saben cuál es su significado.

Pues bien, el topónimo “coatepeque” significa “Cerro de Culebras” en lenguaje náhuatl.

Leyenda del lago de Coatepeque

En este lago existe una leyenda muy popular, se trata de la leyenda del tabudo.

Relatan que el dueño de una hermosa mansión localizada al otro lado de dicho lago, salió cierto día a pasear en una canoa. Pero algo extraño sucedió, según la historia cuando él estaba a orillas del lago, misteriosamente fue arrastrado por una corriente subterránea que lo llevó hasta los dominios de Itzqueyé, la diosa del agua dulce.

Desde entonces no se volvió a saber nada más de el y no se le volvió a ver con vida.

A los pocos meses después de que esto pasara, ese señor apareció convertido en “El Tabudo”, dejándoles a las personas encargadas del cuido de su propiedad, la herencia de su paradisíaco lugar.

Anuncios

Ellos quedaron perplejos al verlo pues sus rodillas se habían ensanchados tanto que parecía un par de balones de fútbol, al igual que sus labios y que parecía mas bien una criatura marina que un ser humano.

El nombre Tabudo proviene de tabas, que son las rodillas. Aunque muchos cuentan esto con cierto miedo, la verdad es que el tabudo es un espíritu bueno a quien no se le debe temer.

Se dice que cuando le agrada una persona, él aparece como un humilde pescador sentándose en la parte delantera de la canoa, también auxilia a los valientes pescadores anclados, atrayéndoles abundantes peces. Si por el contrario, el pescador le teme, y huye, no pesca nada.

Sin embargo también se cuenta que en otras ocasiones, cuando se enfrenta con turistas, visitantes, curiosos, el tabudo , cordialmente los invita a recorrer las más recónditas profundidades del lago; a los hombres los convierte en enormes peces de colores y a las mujeres en sirenas de agua dulce; después de tan increíble paseo, los deja nuevamente en la orilla, convertidos en seres humanos.

Turismo en el lago de Coatepeque

Este es uno de los lugares favoritos en los que muchas personas deciden hacer turismo en El Salvador. Actualmente se pueden encontrar hoteles y restaurantes en los cuales los turistas pueden sentirse como en casa y disfrutar de una estadía placentera.

El lago también posee aguas muy agradables y es un sitio ideal para practicar deportes de aventura como el buceo, el velerismo, piragüismo, natación y ski acuático.

Hoteles en el lago de Coatepeque

Si quieres visitar por más de un día este lugar, entonces puedes quedarte a dormir en el Hotel Torremolinos, el cual incluso cuenta con una zona para acampar y también puedes encontrar ricos platillos.

Haz clic aquí para conocer precios, fotos y opiniones sobre el Hotel Torremolinos en el lago de Coatepeque.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía