Historia

La guerra civil en El Salvador: Una visión general

Anuncios

Al igual que gran parte de América Latina, la pequeña nación centroamericana de El Salvador (20,742 kilómetros cuadrados, y 7,2 millones de habitantes) ha tenido una historia violenta, regido de manera oligárquica por personas dispuestas a utilizar todos los medios necesarios para mantener la desigualdad extrema.

La guerra civil en El Salvador

En la década de 1970, la resistencia al régimen salvadoreño aumentó, lo que llevó a una mayor y una mayor represión, tanto por parte del gobierno y de los privados “escuadrones de la muerte” con el que fueron aliados. 

En marzo de 1980, los escuadrones de la muerte de derecha añaden el nombre más prominente aún a sus víctimas de asesinato, el del arzobispo Oscar Arnulfo Romero. Romero fue una de las figuras más queridas en el país, pero que había enfurecido a la gente equivocada mediante el uso de sus homilías dominicales transmitidas por la radio para denunciar la violencia militar y a los escuadrones de la muerte y pedir reformas.

Manifestaciones masivas en el funeral del arzobispo degeneraron en violencia, con imágenes de televisión con televidentes de todo el mundo de las fuerzas de seguridad disparando contra una multitud de manifestantes desarmados en la escalinata de la Catedral de San Salvador.

La reputación del régimen en El Salvador y los escuadrones de la muerte que operaba en parte independiente de ella dio otro golpe en todo el mundo e incluso en muchas partes de los Estados Unidos cuando cuatro mojas norteamericanas sufrieron violación, tortura, y víctimas de asesinato en diciembre de 1980.

Tanto el presidente Carter y el Congreso trató de hacer malabares con el doble objetivo de prevenir cualquier gobierno de izquierda más emergentes en América Latina, y expresando desaprobación por violaciones excesivas de los derechos humanos, por lo que la ayuda estadounidense a El Salvador se volvió más impredecible, y tenía más condiciones. Sin embargo, la elección del Presidente Reagan y un cambio en el Congreso hacia la derecha aliados de los Estados Unidos con más firmeza con el régimen en El Salvador.

Pero la situación se había desglosado suficientemente en El Salvador a principios de 1981 de que una coalición de grupos de la izquierda decidió que era el momento para lanzar una ofensiva todo para tomar el control del país. Lo que ya había sido una situación de opresión y destellos de horrible violencia ahora se convirtió en una guerra civil fuera-y-hacia fuera.

A pesar de algunos éxitos iniciales, la ofensiva rebelde pronto se quedó sin vapor, sin haber obtenido el nivel de apoyo de la población que había impulsado rebeldes en Cuba y Nicaragua a la victoria en las revoluciones latinoamericanas anteriores. Con una gran cantidad de apoyo de los Estados Unidos, el régimen luchó contra el desafío militar. No eran, sin embargo, capaz de eliminar a los rebeldes, por lo que la guerra continuó.

Anuncios

Continuó, de hecho, hasta 1992. Durante los años de la guerra civil, se estima que el régimen ha matado a más de 70.000 civiles. Los rebeldes llegaron nunca de nuevo muy cerca de derribar el régimen, sin embargo, seguían siendo una amenaza creíble, y la violencia en ambos lados no daban tregua.

Por último, en 1992 la comunidad internacional intervino. Bajo los auspicios de las Naciones Unidas, el gobierno salvadoreño y los rebeldes del ala izquierda acordaron una tregua. Los rebeldes entregaron sus armas a las fuerzas de la ONU. 102 oficiales militares salvadoreños fueron despedidos. La Constitución de El Salvador fue modificada para hacer más difícil para que los militares se involucran en los asuntos internos. Una Comisión de la Verdad posterior reveló información adicional acerca de varias de las peores atrocidades que tuvieron lugar durante la guerra.

El Salvador tuvo una gran cantidad de reconstrucción que hacer después de una década de guerra civil y décadas adicionales antes de que las luchas internas. Gran parte de los laicos la infraestructura del país en ruinas, miles de familias se habían enterrado su sostén de la familia, el miedo y la desconfianza había quedado comprensiblemente generalizada. Muchos salvadoreños habían huido del país como refugiados de la guerra y la devastación económica, a naciones vecinas y para los Estados Unidos.

En los años desde entonces, sin embargo, las cosas en El Salvador han ido mejor de lo que la mayoría de la gente probablemente habrían predicho, y se ha anunciado como tal vez el ejemplo más exitoso de la ONU interviniendo para resolver un conflicto. En lugar de no haber absoluta o lograr sólo un respiro temporal seguida de una nueva guerra, los acuerdos de 1992 llevaron a cabo razonablemente bien.

Si bien el país es apenas un ideal de tranquilidad pública, los derechos humanos en El Salvador desde los acuerdos de paz nunca ha vuelto a ni de lejos tan bajo como su terrible nivel de la década de 1970 y 80. El ejército ha sido elogiado por la corrupción muy reducida y para no volver a insertar en sí en los asuntos políticos, y de hecho se ha reducido mucho en tamaño.

El país ha sido testigo de una reforma agraria limitada a aliviar en parte alguna de la peor desigualdad y la injusticia. El nivel de pobreza, que se situó en el 66% en el momento de los acuerdos, poco a poco se ha reducido en casi la mitad. El empleo y la producción agrícola se han visto de manera similar mejora gradual de horrible a por lo menos mediocre para la región. El Salvador ahora mantiene relaciones diplomáticas y comerciales pacíficas con todos sus vecinos, lo que ha sido, sin duda no siempre cierto en su historia.

El sistema político en El Salvador se ha abierto considerablemente. Las elecciones en general han sido más libres y más justas que en el país de, o de la región, más allá. Los candidatos de izquierda han podido participar en el proceso político y han ganado un número considerable de escaños en la legislatura, incluso llegaron a la presidencia desde el 2009 con Mauricio Funes y posteriormente en 2014 con Salvador Sánchez Cerén.

Se necesita mucho tiempo para que un país se recupere de la especie de brutalidad sostenida que El Salvador sufrió en su guerra civil y antes, y de ninguna manera es la recuperación completa de El Salvador. Pero sin duda se ha avanzado mucho, y no hay razón para perder la esperanza.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

Mostrando 1 comentario

  1. SANTOS LANDAVERDE dice:

    ME ENCANTA LA HISTORIA DE MI PAIZ