Comidas Típicas

El Chicle Chalateco

Aunque todos los salvadoreños de una o de otra forma hemos visto y saboreado las pepitorias, muchos no hemos probado las semillas chalatecas o Chicle Chalateco, que se han convertido, dentro y fuera de nuestras fronteras, en golosinas preferidas de grandes y chicos.

Anuncios

El Chicle Chalateco

Éstas golosinas se han hecho famosas y caracterizan a la ciudad de Chalatenango, en el departamento del mismo nombre, donde se les conoce como “Chicle Chalateco” Aquí te contamos un poco más sobre ellas.

Ese nombre un poco llamativo le fue dado posiblemente allá por los años 60s o 70s a esta popular golosina en este lugar, debido a que eran vendidas en las afueras de lo que se conoció como Cine Cayaguanca, un cine que se ubicaba en el centro de la ciudad de Chalatenango.

Anuncios

Entonces, resulta que la gente que entraba a ver las películas, en lugar de comprar palomitas de maíz o chicles de goma como regularmente se pensaría, compraban esta golosina que la vendían en las afueras del cine, para que la gente pasara entretenida viendo la función.

Aunque han pasado los años y el Cine Cayaguanca cerró sus puertas a la exhibición de películas, la tradición quedó presente y actualmente todavía sigue vendiéndose el Chicle Chalateco en las zonas cercanas a este lugar.

Si usted desea probarlo, puede visitar la ciudad de Chalatenango y encontrarlo en las afueras del ex mercado. Algunos compatriotas en Estados Unidos, incluso hasta mandan a pedir a sus familiares que les envíen esta excelente combinación de pepitoria y cacahuete.

¿ Qué tienen de diferente ?

Lo especial es el proceso de preparación, ya que las dejan en salmuera (agua con sal) por espacio de una hora, las ponen a asolear por otra hora más, luego las tuestan en un comal de barro, por 45 minutos, para que queden doradas.

Estas las venden según el gusto del cliente. Unos piden sólo las semillas de ayote o pepitorias y otros las prefieren mezcladas con cacahuete.

Cuestan $0.25 cada bolsita.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía